CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

Es el procedimiento obligatorio que determina cuán eficiente es un inmueble. El certificado energético asigna al inmueble una etiqueta, que varía desde el tipo energético A, para los inmuebles más eficientes al tipo G, el peor de los posibles.

El Certificado Energético sirve para dar información al consumidor interesado en un inmueble para que pueda saber el grado de la eficiencia energética y consumo de energía. De este modo de favorece la promoción de inmuebles de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro energético

El Certificado Energético de su vivienda lo debe de realizar un técnico competente En nuestro caso su nombre es Jesús y es Arquitecto Tecnico,  Titulado superior en Eficiencia Energetica y Certificacion Energetica en Edificacion , por la Asociacion Española para la Calidad de la Edificaccion , por lo que le garantizamos la maxima garantia.

Cada Comunidad Autónoma realizará su procedimiento administrativo para que los inmuebles certificados queden registrados. Actualmente la Agencia Andaluza de la Energía lleva el registro de todas las certificaciones energéticas de viviendas de nueva construcción.

La directiva Europea 2010/31/UE relativa a la Eficiencia Energética de Edificios daba de plazo hasta el 31 de diciembre de 2012 para que todos los estados miembros traspusieran la  directiva a las normativas estatales. Existe un borrador del Real Decreto de Certificaciones Energéticas de Edificios que actualmente se encuentra en con el visto bueno del Consejo de Estado y está pendiente de que el Consejo de Ministro lo apruebe.

  • El propietario del inmueble es el responsable de encargar la realización de la certificación energética y de conservar la documentación.
  • El propietario del inmueble debe presentar el certificado energético de su inmuebleen el registro correspondiente.
  • El propietario del inmueble debe mostrar al comprador o nuevo arrendatario el certificado de eficiencia energética o copia de éste. Una vez formalizada la venta se deberá entregar el certificado al comprador, y en caso de alquiler, una copia al arrendatario.
  • La etiqueta energética se incluirá en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento.
  • La etiqueta  energética será exhibida en un lugar destacado y bien visible, en todo edificio frecuentado habitualmente por público a partir de una superficie mayor de 250m2
  • Edificios con una superficie útil superior a 1.000 m2 donde se realicen modificaciones, reformas o rehabilitaciones que renueven más del 25 por cien del total de sus cerramientos.
  • Edificios o unidades de edificios (pisos y locales) existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario.
  • Edificios o unidades de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 m2 y que sean frecuentados habitualmente por el público.
  • Edificios o unidades de edificios de titularidad privada que sean frecuentados habitualmente por el público, con una superficie útil total superior a 500 m2.
  • Edificios con una superficie útil superior a 1.000 m2 donde se realicen modificaciones, reformas o rehabilitaciones que renueven más del 25 por cien del total de sus cerramientos.
  • Edificios o unidades de edificios (pisos y locales) existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario.
  • Edificios o unidades de edificios en los que una autoridad pública ocupe una superficie útil total superior a 250 m2 y que sean frecuentados habitualmente por el público.
  • Edificios o unidades de edificios de titularidad privada que sean frecuentados habitualmente por el público, con una superficie útil total superior a 500 m2.

El periodo de validez es de 10 años. El propietario podrá proceder a su revisión voluntariamente cuando considere que ha realizado ciertas actuaciones (reformas, sustitución de instalaciones, etc) que mejoren la calificación energética.

Podrá ser sancionado administrativamente por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, Ley General de defensa de los consumidores y usuarios. El contrato de compraventa o arrendamiento podrá ser declarado nulo por no haber informado correctamente al comprador o arrendatario. Que el vendedor/arrendador tenga que indemnizar al comprador o inquilino por los perjuicios ocasionados por la falta de información facilitada.


Certificación energética en León

SOLICITA PRESUPUESTO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies